The Tick (La Garrapata)

Alguien, allá por los años ochenta, tuvo la genial idea de crear un superhéroe de cómic nada más que a base de clichés y lugares comunes; una parodia en toda regla. Ese alguien fue Ben Edlund y el superhéroe fue La Garrapata.

Enfundado en su traje azul y dotado de una fuerza, resistencia y verborrea sobrehumanas, Garrapata (interpretado por Peter Serafinowicz) conocerá a Arthur (un oficinista con un súper-traje de polilla que se unirá a él para luchar contra el mal. De modo que ahí tenemos a nuestra extraña pareja de idiotas en mallas: un grandullón que no para de repetir que el mal no descansa y que cuando el destino te llama tienes que aceptar la llamada, y un tirillas que, cansado de ser un chupatintas, decide luchar contra el crimen.

The Tick ya tuvo una serie de animación en los noventa y en 2001 un primer intento de serie con actores (un fracaso mayúsculo, todo sea dicho). Y, por alguna razón, Amazon decidió en 2016 rescatar al personaje y darle una tercera oportunidad cuya primera temporada, de sólo doce episodios, abarcó hasta 2018.

Sinceramente, uno ya no sabe cuántas oportunidades hay que darle a un superhéroe en el cine o la televisión, pero si hay que decir algo positivo de The Tick, es que merecía esta última apuesta. Es divertida y ocurrente y se mueve de cliché en cliché con una soltura tal que hace que entres en la historia; no los usa como recurso barato para salir del paso y, más bien, se puede decir que son su razón de ser. Parodia el mundo de los superhéroes logrando que te olvides de que estás viendo una parodia.

Y, cómo no, nuestra pareja de justicieros enmascarados se encontrará con unos villanos muy villanos, muy de cómic, muy de cliché, muy de lugares comunes, muy de darle una temática absurda a su organización criminal, de esos que hacen el mal por el mero hecho de hacer el mal, porque tienen asumido que son los malos y no pueden hacer otra cosa. Como El Terror, que con ese nombre no iba a poner un puesto de helados (interpretado, por cierto, por un Jackie Earle Haley que se está especializando en hacer de villano; espectacular en Preacher), o Pelusa, cuyo nombre no ayuda a la hora de intimidar a nadie, hasta que descubres de dónde le viene y sueltas la carcajada. Tres cuartos de lo mismo ocurre con algún que otro superhéroe que irá asomando capítulo tras capítulo, como Superguay, que no es más que un Superman subidito de ego y cuya kryptonita particular son los dislikes en las redes sociales. Acaso el mejor ejemplo de ególatra con capa.

Así que, llegados a este punto, lo dejaremos aún más claro si cabe: The Tick no es más que una serie acerca de idiotas en mallas, unos buenos y otros malos. Pero tiene su gracia. Comedia de slapstick y parodia casi a partes iguales, no busca engañar a nadie. Amazon acaba de estrenar la segunda temporada y apunta a que habrá tercera. Por cierto, hemos usado la palabra cliché 6 veces (con esta última). Apenas con eso debería haber quedado bien claro qué es The Tick.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *