The Deuce

The Deuce. Así, sin más. No demos más coba al cretino que, por no hacer muda en su costumbre ha decidido añadir aquí en España el subtítulo “Las crónicas de Times Square”. The Deuce, por tanto. No sabe uno ya a qué viene cambiar el nombre a las series o pegar a capón algún subtítulo.

De esta serie, da igual la crítica o el artículo que caiga en vuestras manos, vais a leer, impepinablemente, cuatro puntos, así que nos ventilaremos pronto esta formalidad.

Punto uno: Serie sobre los inicios de la industria del porno.

Punto dos: The Deuce es como se conocía en los setenta a Times Square o, al menos, alguno de sus cruces.

Punto tres: James Franco interpreta a unos gemelos.

Punto cuatro: Es la última serie de David Simon, creador de The Wire. Porque cuando has hecho algo como The Wire, más que formar parte de tu currículum, pasa a ser tu segundo apellido y a todo el mundo le parecerá bien aunque no hayan visto nunca la serie. David Simon Creador de The Wire. Así, todo junto. Hola, ¿qué tal? Te presento a David Simon Creador de The Wire. David Simon Creador de The Wire, ¿aceptas a Fulanita de Tal como tu legítima esposa? Te acompañará hasta el día de tu muerte: Estamos aquí para dar nuestro último adiós a David Simon Creador de The Wire.

Bueno, pues David Simon Creador de The Wire lo ha bordado con The Deuce.

La serie nos traslada al Nueva York de los primerísimos setenta. Esa época de decadencia bien empapada en drogas bajo el mandato de Nixon y en la que el sueño americano se había esfumado, tal y como Hunter S. Thompson reflejó en su gran Miedo y Asco en Las Vegas allá por 1971. “Lo que hoy se lleva es cualquier cosa que te machaque del todo, cualquier cosa que te cortocircuite el cerebro”, escribió. Y si había un agujero de depravación en aquel Nueva York era Times Square, que por aquellas fechas contaba más prostitutas que turistas por metro cuadrado. La industria pornográfica, entonces ilegal en Estados Unidos, no podía encontrar un mejor caldo de cultivo para florecer, primero en el mercado negro y, posteriormente, dentro de la legalidad.

James Franco

Respecto a The Deuce, es un acierto que David Simon Creador de The Wire haya optado por narrarnos no ya una, sino muchas historias, en torno a esta entonces incipiente industria. Se cruzarán en la calle, en los bares, desayunando y en hoteles de mala muerte prostitutas, chulos, mafiosos, policías corruptos, policías borrachos… y los gemelos Martino, interpretados por James Franco y basados en la historia real de unos hermanos que vivieron de primera mano todo aquello.

De James Franco hay que decir que cumple, siempre lo hace. Da igual lo que le pongas enfrente. Blockbusters tipo Spider Man, series como Freaks and Geeks o gamberradas del estilo de The Interview o Pineapple Express, que aquí en España el cretino de marras tituló Superfumados. Incluso estuvo más que convincente interpretando a Allen Ginsberg en Howl.

Aquí cumple con nota en el papel de uno de los hermanos; al interpretar al otro parece que se limita a cubrir el expediente dando lo justo, como ese buen alumno al que aburre una asignatura en particular y, aún así, te la saca sin casi estudiar. Claro que, siendo justos con él, también hay que destacar que Franco incluso ha dirigido varios capítulos y si ya de por sí suele ser complicado para un actor el tener que dirigirse, dirigirse haciendo dos papeles exige unos malabares mentales e interpretativos no al alcance de cualquiera.

Como quizás The Deuce no sea tampoco para cualquiera: es una historia sin filtros, edulcorantes, ni medias tintas. Fiel reflejo de ese Times Square setentero frente al cual siempre habrá quien prefiera el reclamo turístico disneyficado de hoy en día.

Pues con The Deuce probablemente pasará lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *