La madre que te parió, Nic Pizzolatto

La madre que te parió, Nic Pizzolatto. ¿En qué carajo piensas, Nicky? Cualquier plumilla, escritorzuelo o tuercepárrafos habría dado su brazo izquierdo por ser capaz de escribir algo como la primera temporada de True Detective. Cualquiera, en serio. Pregunta por ahí. No he hecho ninguna encuesta, pero me consta que es así.

Todos queríamos más. Queríamos saber qué habías hecho antes, con qué proyectos estabas, de dónde habías salido. Y resulta que habías escrito una novela, Galveston, y resultó que era buena, muy buena. Y también un libro de relatos que, ya no fue ninguna sorpresa, también era bueno. Sí, todos queríamos más de ti y más True Detective, pero no a cualquier precio. Esa segunda temporada fue decepcionante y, no contento con eso, te encargaste de demostrar a todo el mundo que eras capaz de alumbrar engendros aún peores.

Vayamos por partes:

La segunda y maldita segunda temporada de TD es objetivamente mala. El listón estaba alto, sí, pero no estuviste ni cerca de él. Te lo comiste en un epic fail que provocó lamentos, exabruptos y quejas registradas por todos y cada uno de los sismógrafos dispuestos a lo largo y ancho del planeta. Entre tú y yo, aparte del argumento, que es aburrido hasta la nausea… ¿Colin Farrell y Vince Vaughn?

Vince Vaughn

Como creador y productor ejecutivo que eras, ¿estuviste conforme con el casting? ¿Fueron sugerencias tuyas? Vamos Nic, el primero ya ha tenido suficientes oportunidades y al segundo no se le puede considerar siquiera un actor. Para dejártelo más claro: Swarzeneger es capaz de poner dos caras (contento y enfadado), Vince Vaughn sólo una y nadie sabe a ciencia cierta si es de enfado o de felicidad. Tenías a medio Hollywood llamando a tus puertas y eliges a estos dos, la madre que te parió.

Y luego te dio por pasarte al cine.

Con el guión del remake de Los 7 Magníficos.

La madre que te parió.

Mira que lo tenías fácil. Un clásico que a su vez era el remake de otro clásico. El argumento ya estaba, no tenías que matarte a echar horas delante del ordenador rebanándote los sesos. Y el reparto, contigo fuera de la ecuación, no estuvo mal (aunque aún me río al recordar a Denzel Washington disparando y haciendo cabriolas sobre un caballo en plan parque temático), pero… mira, te voy a pasar un fragmento de la crítica que hizo Carlos Boyero para El País: “Una de las gilipolleces más planas y absurdas que he visto en los últimos años”.

¿En qué piensas, Nic? ¿Estás en plan toma el dinero y corre? ¿Aceptas cualquier proyecto que te pongan delante de las narices y cumples aportando lo justo antes de ir a por el próximo cheque? Que sí, que la vida de guionista es muy dura y tal y hay que aprovechar las oportunidades y te habrás comprado una casa muy grande con una piscina aún más grande, pero a veces es bueno parar un poco en lugar de quemarse.

Por cierto, tu web es una mierda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *