Emmys 2017

La última entrega de los premios Emmy, celebrada este pasado fin de semana, ha dejado, como si los premios fuesen una serie más, un buen reguero de preguntas por resolver. The Handmaid’s Tail y Big Little Lies han sido las grandes vencedoras de esta edición y Westworld (que partía con 22 candidaturas) la gran perdedora. Suele ocurrir. Da igual que se trate de los Oscars, de los Globos de Oro o, como en este caso, de los Emmy. Parece una regla no escrita que tenga que haber una gran candidata que se pegue el batacazo.

Vaya por delante que tanto El cuento de la niñera como Big Little Lies son grandes series que merecían un reconocimiento, pero no por ello, al haber arrasado del modo en que lo han hecho, deja de dar la sensación de que se ha tratado de compensar con este galardón aquello que las audiencias no han otorgado y con ello se busque poner el foco sobre ellas. Westworld, por contra, superó los datos de audiencia de la primera temporada de Juego de Tronos.

Tampoco sería justo decir que Elisabeth Moss no merecía ganar el premio a la mejor actriz protagonista de drama, porque hace un papelón, o que la propia serie The Handmaid’s Tail no merecía a su vez llevarse el de mejor serie de drama, pero si el premio al mejor guión recae sobre esta misma serie, cuando no deja de ser un guión adaptado, y uno lo compara con la calidad y complejidad argumental y narrativa de Westworld o la indiscutible eficacia de Stranger Things para hacernos sentir de vuelta a lo mejor del cine de los años ochenta, ya como que parece que hay algo que no encaja.

Julia Louis-Dreyfus

Otra cuestión pendiente es si un capítulo de una serie puede y debe ser considerado una tv movie. San Junípero, de Black Mirror, se ha llevado el premio en esta categoría este año y la duda es si se trata de un premio de consolación. Podemos estar de acuerdo en que al tratarse de una serie en la cual cada capítulo es independiente del resto, con distintas tramas, personajes y argumentos, cada capítulo posee una identidad propia. Pero, ¿lo convierte eso en un telefilme?

Y por último Julia Louis-Dreyfus otra vez ¡y van seis años consecutivos! se vuelve a casa con el Emmy a mejor actriz de comedia bajo el brazo por su papel en Veep. ¿En serio? Ni Candice Bengen ganó tantos en las diez temporadas que nos dejó Murphy Brown. Y Julia Louis-Dreyfus lleva 6 de 6, seis Emmys en seis temporadas a los que hay que sumar el que ganó en 2006 por su trabajo en The New Adventures of Old Christine. ¿Tan buena es ella? ¿Tan buena es Veep? ¿Tan poca competencia tiene?

Ocurre siempre, en cada entrega de premios, que cada cual tiene sus favoritos y sus debilidades y pocos son los que parecen estar conformes con el resultado; surgen voces a favor y en contra tras cada apertura de sobre, #whatthefuck? y #yalosabíayoquesoymuylisto en las redes sociales y artículos plagados de cuñadismo del estilo “aunque apostaba por esta serie sabía que ganaría esta otra” y otros casposos hasta la nausea, bajo titulares en plan “los mejor y peor vestidos de la gala” al día siguiente.

Luego hay otros, quizás innecesarios como este, que sólo se hacen preguntas y no dan ninguna respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *