El joven Sheldon

Nada nuevo, nada original, nada de ingenio. Ni los seguidores de The Big Bang Theory ni aquellos que se acerquen a esta serie por cualquier otro camino encontrarán atractivo alguno en El joven Sheldon, spin-off/precuela que nos narra los años de infancia de Sheldon Cooper. Young Sheldon, por resumir, es la típica serie sobre la típica familia blanca de clase media norteamericana (The Middle, Aquellos Maravillosos Años o Malcolm ya lo hicieron antes y mil veces mejor), pero esta vez con un niño superdotado y condescendiente como protagonista.

Partir con la supuesta ventaja de tener ya creado un personaje al cual el público ha cogido cariño puede terminar siendo una maldición.

Y es que los creadores y guionistas están maniatados y es difícil que los personajes crezcan; están condicionados por aquello que Sheldon y su madre nos han venido mostrando en Big Bang. Si vemos el piloto de The Big Bang Theory (no emitido en España aunque se puede encontrar en Youtube) nos encontramos con un Sheldon Cooper que poco tenía que ver con el que todos conocemos hoy. Incluso en los primeros capítulos de la primera temporada no era tan escrupuloso ni tan obsesivo-compulsivo: el personaje creció, todos lo hacen, es necesario. Y ahora nos ofrecen al Sheldon de treinta y pico en la piel de un chavalín de nueve años. No puede crecer más sin desbarrar y terminar siendo cualquier otra cosa.

Jim Parsons interpreta a Sheldon Cooper en The Big Bang Theory

Si eso fuera lo peor lo mismo nos quedábamos contentos y oye, quizá hasta disfrutábamos de la serie, que tampoco hay que ser tan tiquismiquis ni teorizar a la mínima sobre hacia dónde van los personajes cuando apagamos la luz y nos vamos a dormir, pero es que es mala de necesidad.

El joven Sheldon es la razón por la cual habría que abofetear a cualquier productor de Hollywood que sugiera hacer un spin-off o una precuela. Abofetearlo repetidas veces. Si después de eso le sigue pareciendo una buena idea, adelante. Pero al menos haríamos que se lo pensaran dos veces antes de producir basura al rebufo del éxito de una serie.

Por supuesto nunca te lo van a vender así en público. Nunca reconocerán que lo hacen por la pasta fresca que les va a llover aunque al final todo resulte ser un rotundo fracaso. Vendrán con tonterías, clichés y lugares comunes del estilo de que el personaje les pedía más, que venían hablando de los orígenes del personaje no se sabe cuánto tiempo, con que los fans lo venían pidiendo… etc.

Si tanto escuchan a sus fans, ¿por qué no dan un final digno a The Big Bang Theory de una vez en lugar de alargar la serie hasta que el universo implosione? Que no es que lo diga yo que lo mismo me he levantado hoy de mal humor y tengo el día torcido vete tú a saber por qué; es algo que cada vez se comenta más y las críticas en el portal Rotten Tomatoes ya indican que el universo se está enfriando.

Y el universo paralelo que nos ofrece El joven Sheldon es aún más frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *